Hoy dejamos nuestro habitual ecosistema urbanita para trasladarnos a la privilegiada zona del pirineo catalán, más concretamente a Peratallada en Gerona, donde está ubicada esta preciosa masía rehabilitada y convertida en una de las edificaciones más bellas de toda la comarca.

La rehabilitación de esta masía se ha realizado con un gran respeto por la estructura original y un sentimiento de sostenibilidad hacia el medio ambiente. Apenas se han tirado tabiques y se han practicado algunas aperturas puntuales para entradas de luz. Los materiales utilizados son muy sencillos entre los que destaca la arcilla, la cal y las maderas nobles.

Se han utilizado muchos materiales propios de derribo como piedras, maderas para muros o bancos entre otros. Un ejemplo de ello son los herrajes empleados para complementar la decoración y el interiorismo de muchas de sus estancias.

Se trata de un trabajo de restauración integral, en el que se han tenido muy en cuenta el confort de los muebles y  un sumo cuidado por la decoración de estilo rústico con mucho estilo, en definitiva, una casa de ensueño. Nos encantan sus paredes de piedra natural, las bóvedas en sus techos y la presencia de vigas de madera en gran parte de los techos. 

En la decoración de interiores se ha optado por tonos blancos y naturales que favorecen la tranquilidad en la casa. Un interiorismo repleto de contrastes que destacan el corazón rústico de esta preciosa masía. 

Todo esto, junto al paraje privilegiado en que se encuentra esta casa, hacen de Villa Ana un lugar perfecto para desconectar unos días en el corazón del Ampurdán.